Carne de pollo: cortes y sus posibilidades culinarias

La carne de pollo es la segunda más consumida en todo el mundo por detrás de la del cerdo. Esta carne blanca nos aporta proteínas de alto valor biológico, vitaminas, minerales y, si le quitamos la piel, menos grasa saturada que las carnes rojas. Además, es bastante económica. Pero, ¿conoces sus diferentes piezas? ¿Cómo queda mejor cocinada cada una? Sigue leyendo y saldrás de dudas.

bbq-2823726_1280

La carne, de calidad

Si queremos que cualquier pieza y cocción quede de la mejor manera posible, lo indicado es comprar una carne de calidad. ¿Cómo podemos determinarla?

  • Color. Como siempre, el color de la carne es un indicador estupendo de su calidad. En el caso del pollo, tanto la carne blanca como la que tiene un color amarillo son de buena calidad, siendo la última la óptima, ya que este color viene dado de su alimentación a base de maíz, más típico en pollos criados en granjas y en libertad. Si la pieza, por el contrario, presenta reflejos violetas o verdosos es síntoma de que no es fresca.
  • Textura. Las patas frescas presentan pequeñas escamas. Por lo demás, las piezas frescas de pollo se caracterizan por una piel lisa, tersa y no pegajosa.
  • Cuerpo del pollo. Si compramos el pollo entero, debemos fijarnos en que el cuello esté fuerte, sus muslos sean gruesos y redondeados y el ojo esté todavía brillante y poco hundido. En general, deberá presentar un color uniforme y sin manchas. De lo contrario, no estaríamos comprando carne fresca y de calidad.

Los cortes y cómo cocinarlos

El pollo es un tipo de carne blanca muy consumida en todo el mundo debido a lo saludable que resulta. En nuestra carnicería, podemos encontrar cortes de muchos tipos, cada uno perfecto para un tipo diferente de cocinado.  

pollo

Menudos. Son las partes aprovechables y comestibles del pollo que no son su carne propiamente, como el cuello, el hígado, la cresta, etc. Se les suele retirar la piel completamente y se usan para cocinar fondos, normalmente.

Cuartos delanteros. Más conocido como pechugas y alas. La utilización en cocina va desde freír, asar, arroces, fondos… En esta parte se encuentran los siguientes cortes:

  • Suprema de pollo. Es el cuarto delantero sin los huesos del tórax, con el hueso de la alita y la carne que le rodea. Es usada para saltear o asar.
  • Troceado. Se realiza cortando la pechuga de forma transversal y se utiliza, sobre todo, para salteados y arroces.
  • Filete. Se consiguen abriendo la pechuga por la mitad, como si fuera un libro. Quedan muy ricos empanados y a la plancha.
  • Alitas. Son, como su propio nombre indica, las alas del pollo, desde la base del hueso. Son especialmente deliciosas fritas o hechas a la barbacoa.

Cuartos traseros. Es la parte inferior del pollo, y también una de las más sabrosas a la hora de cocinar. Se divide en las piezas siguientes:

  • Muslo. También conocido como jamoncito, se suele comer entero y con piel. La mejor manera de sacarle provecho a su sabor es freír, saltear o incluir en arroces.
  • Contra-muslo. Suele estar unido al muslo, pero se puede separar a la hora de cocinarlo. Al igual que el muslo, queda genial en arroces, frito o salteado.

El pollo, de las carnes más saludables

La carne del pollo es conocida por ser muy saludable. Esta carne blanca es de las más nutritivas. Tiene un gran aporte de proteínas, que son digeridas rápidamente por nuestro organismo, así como también es rica en minerales esenciales como el potasio o el calcio, muy importante para la salud ósea, y vitaminas del grupo B.

chicken-2509164_1920

Además, se trata de una carne baja en carbohidratos y calorías, por lo que es perfecta para personas que buscan reducir su ingesta calórica. De todas maneras, no todas las partes del pollo tienen los mismos aportes nutricionales.

Las partes más blancas son las más ligeras, mientras que las más oscuras, aunque tienen más calorías, también presentan más cantidad de hierro, zinc y vitaminas del grupo B. Por tanto, si se busca perder peso, las partes blancas son la mejor opción, mientras que las oscuras son indicadas para personas anémicas o que buscan ganar peso.

¡No te olvides del pollo en tu lista de la compra!

Deja un comentario



De conformidad con el Reglamento Europeo 2016/679 General de Protección de Datos, así como en cualquier ley nacional que resulte de aplicación, te informamos que los datos personales que nos facilitas serán tratados por CONDIS SUPERMERCATS, S.A., como responsable del tratamiento, con la finalidad principal de gestionar los comentarios que publiques en nuestro blog Condislife. Comunicarte que, no se cederán datos a terceros salvo que exista una obligación legal.
Puedes ejercer los derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición, limitación del tratamiento y portabilidad de tus datos. Consulta cómo ejercer tus derechos así como cualquier otra información adicional al respecto en nuestra Política de Privacidad.